Antonio del Moral ha sido, desde 2005 hasta septiembre de 2010, director artístico del Teatro Real de Madrid. Su predecesor en el cargo fue Emilio Sagi. El belga Gérard Mortier será el encargado de relevarle.

Aunque procede de una familia con gran tradición musical, empezó estudiando Medicina. Ha escrito numerosas críticas musicales en prensa. En 1985 fundó la prestigiosa revista “Scherzo” que dirigió hasta el 2001.

Es fundador del Festival Mozart de Madrid y ha dirigido también el de la Coruña, asi como la Semana de Música Religiosa de Cuenca.  Asesor musical de la Fundación Caja Madrid  ha programado numerosos ciclos de  conciertos que han tenido una gran resonancia en la vida cultural española. Entre otras muchas actividades, que hacen que sea bien conocido fuera de nuestro país, es miembro del Comité del Concurso de Piano Umberto Micheli de Milán, impulsado por Maurizio Pollini, Pierre Boulez y Luciano Berio.

En julio de 2010 ha sido nombrado director del recién creado Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) que aúna las competencias de programación y gestión musical del Auditorio Nacional de Música, las del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC) y las del Centro de las Artes Escénicas y de las Músicas Históricas de León.

De su gestión en el Teatro Real, muy valorada en los circuitos internacionales por su coherencia e innovación, el propio Antonio del Moral ha destacado, en una entrevista concedida a S. Gaviña (ABC, 15/07/2010), las óperas, que a su juicio son las mejores entre las que ha programado:

Diálogo de Carmelitas, 2006. Director de escena: Robert Carsen 

Ariadne auf Naxos, 2006. Director de escena: Christof Loy

Crónica recomendada: “Fusión de altura”

El triunfo del Tiempo y del Desengaño, 2008. Director: Jünger Flimm

Crónica recomendada: “Entre Placer y Desengaño”

Tristan und Isolda, 2008.  Director de escena: Lluis Pasqual

 

Crónica recomendada: “Tristan en los tiempos del cólera”

Tamerlano, 2008. Director de escena: Graham Vick

 

Katia Kabanova, 2008. Director de escena: Robert Carsen

Crónica recomendada: “Aguas que purifican”

Jenufa, 2009. Director de escena: Stéphane Braunschweig

Crónica recomendada: “El recuerdo más amargo”

Salome, 2010. Director de escena: Robert Carsen

Crónica recomendada:  “Salomé en el espejo”

La ciudad muerta, 2010. Director de escena: Willy Decker.

Anuncios

 

“La ciudad muerta”, la visionaria ópera que  Erich Wolfgang Korngold compuso cuando sólo tenía 23 años pudo verse en el Teatro Real de Madrid desde el 14 al 30 de junio de 2010. La producción es la misma que la que se realizó para el Festival de Salzburgo en el 2004 y que luego viajó a Viena, Barcelona,  Amsterdam y Londres.

Se trata de uno de los montajes de Willy Decker mejor recibidos por la crítica. La escenografía y figurines son de  Wolfgang Gussmann uno de sus colaboradores más asiduos. La iluminación corre a cargo de Wolfgang Göbbel y el coreógrafo es  Marco Berriel. Para la reposición de esta puesta en escena  en Madrid, se ha contado con la dirección de la realizadora  Karin Voykowitsch.

Referentes culturales de la puesta en escena:

Utilizar la distorsión espacial para expresar un estado de angustioso ensueño es un recurso formal que ya Max Reinhardt  había empleado en el teatro en las primera décadas del siglo XX. El  cine expresionista alemán, siguiendo su inspiración, había torcido suelos y  paredes logrando transmitir así, con una potencia desconocida hasta entonces, los estados más febriles y atormentados por los que puede transitar un ser humano. El ejemplo más paradigmático es sin duda la asombrosa y aún hoy impactante película conocida como “El gabinete del doctor Caligari” (1920) de Robert Wiene.

Las pequeñas casas de paredes angulosas y deformadas  que aparecen en el Cuadro II de la ópera y que representan la ciudad de Brujas también recuerdan la distorsión y la iluminación muy contrastada de la película, que curiosamente fue estrenada el mismo año que “Die tote Stadt”. Esas casas diminutas y fantasmales con su movimiento deslizante son uno de los elementos más hipnóticos de la producción de Decker.

 

 

Wolfgang Gussmann

5 junio, 2010

Wolfgang Gussmann es escenógrafo y figurinista. Ha colaborado con directores como Harry Kupfer, Johannes Schaaf, Reto Nickler y sobre todo Willy Decker y Andreas Homoki.  Al acabar sus estudios empezó a trabajar como pintor de escenografía teatral. Posteriormente fue ayudante del director de escena y diseñador Herbert Wernicke, montando con él más de 20 producciones. 

Sus trabajos son demandados por importantes teatros de ópera de todo el mundo. En el 2002 ha sido nombrado Chevalier des Arts et des Lettres por su contribución a la cultura francesa.

 Producciones destacadas:

Die tote Stadt, Festival de Salzburgo, 2004

La Traviata, Festival de Salzburgo, 2005

Moses und Aron, Ruhrtriennale Festival, 2009

Willy Decker

3 junio, 2010

  Willy Decker  es un consagrado director de teatro alemán. Nació en Pulheim, cerca de Colonia, en 1950. Se ha especializado en ópera.

Estudió violín en el Rheiniches Musikschule de Colonia. Cursó estudios de filosofía y filología alemana en la Universidad de Colonia y en la Hocschules für Musik Köln , teatro, música  y canto con el barítono Josef Metternich.

Con 22 años empezó a  trabajar como asistente del director de escena en el teatro de Essen. Posteriormente fue ayudante de dirección en el Teatro de la Ópera de Colonia de  registas consolidados como  Hans Neugebauer, Harry Kupfer, Jean-Pierre Ponnelle y Michael Hampe.

En 1986, fue nombrado director de escena principal en Colonia y en el 2005 profesor honorario de dirección de teatro lírico en el Hochschule für Musik Hanns Eisler de Berlín.

Desde el 2009 es el director artístico del Ruhr Triennale Festival, uno de los festivales culturales más arriesgados de Europa. Ha recibido numerosos galardones, entre los que destaca el de  Chevlier des Arts et de Lettres.

Producciones destacadas:

Die tote Stadt, Festival de Salzburgo, 2004

La Traviata, Festival de Salzburgo, 2005

Moses und Aron, Ruhrtriennale Festival, 2009