Antonio del Moral ha sido, desde 2005 hasta septiembre de 2010, director artístico del Teatro Real de Madrid. Su predecesor en el cargo fue Emilio Sagi. El belga Gérard Mortier será el encargado de relevarle.

Aunque procede de una familia con gran tradición musical, empezó estudiando Medicina. Ha escrito numerosas críticas musicales en prensa. En 1985 fundó la prestigiosa revista “Scherzo” que dirigió hasta el 2001.

Es fundador del Festival Mozart de Madrid y ha dirigido también el de la Coruña, asi como la Semana de Música Religiosa de Cuenca.  Asesor musical de la Fundación Caja Madrid  ha programado numerosos ciclos de  conciertos que han tenido una gran resonancia en la vida cultural española. Entre otras muchas actividades, que hacen que sea bien conocido fuera de nuestro país, es miembro del Comité del Concurso de Piano Umberto Micheli de Milán, impulsado por Maurizio Pollini, Pierre Boulez y Luciano Berio.

En julio de 2010 ha sido nombrado director del recién creado Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) que aúna las competencias de programación y gestión musical del Auditorio Nacional de Música, las del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC) y las del Centro de las Artes Escénicas y de las Músicas Históricas de León.

De su gestión en el Teatro Real, muy valorada en los circuitos internacionales por su coherencia e innovación, el propio Antonio del Moral ha destacado, en una entrevista concedida a S. Gaviña (ABC, 15/07/2010), las óperas, que a su juicio son las mejores entre las que ha programado:

Diálogo de Carmelitas, 2006. Director de escena: Robert Carsen 

Ariadne auf Naxos, 2006. Director de escena: Christof Loy

Crónica recomendada: “Fusión de altura”

El triunfo del Tiempo y del Desengaño, 2008. Director: Jünger Flimm

Crónica recomendada: “Entre Placer y Desengaño”

Tristan und Isolda, 2008.  Director de escena: Lluis Pasqual

 

Crónica recomendada: “Tristan en los tiempos del cólera”

Tamerlano, 2008. Director de escena: Graham Vick

 

Katia Kabanova, 2008. Director de escena: Robert Carsen

Crónica recomendada: “Aguas que purifican”

Jenufa, 2009. Director de escena: Stéphane Braunschweig

Crónica recomendada: “El recuerdo más amargo”

Salome, 2010. Director de escena: Robert Carsen

Crónica recomendada:  “Salomé en el espejo”

La ciudad muerta, 2010. Director de escena: Willy Decker.

Anuncios

María Björnson

9 junio, 2010

 

María Björnson fue una magnífica diseñadora de vestuario y escenografía teatral que ha pasado a la posteridad por sus diseños para una producción que ya es histórica, The Phanton of the Opera, por los que recibió dos Tony Award en 1988.

De origen noruego y rumano, nació en París en 1949  y murió en Londres en 2002 con sólo 53 años. Era nieta del nobel de literatura Borjnstjerne Björnson.

Su madre la trajo a Londres en 1950. Como no tenía hermanos, cuando era pequeña para distraerse, hacía  dibujos de personajes que viajaban por el mundo y corrían peligrosas aventuras . Su primera escuela fue un convento católico en  Notting Hill y más tarde el Liceo francés en Kensington. Con 16 años asistió a los cursos de la Byam Shaw School of Arts y con 18  empezó a estudiar diseño teatral bajo la tutela del famoso escenógrafo Ralph Koltai en la Central St Martin’s School of Art and Designs donde se graduó. Muchos años más tarde dio clases de escenografía en esa misma escuela.

Empezó su carrera profesional en la Glasgow Citizens Theater con repertorios de dos o tres obras por semana por lo que tuvo que aprender a trabajar a un ritmo frenético para sobrevivir. Allí también adquirió la práctica de trabajar en equipo, una experiencia que fue muy valiosa y que no olvidó en su trayectoria posterior.

Ya en los inicios de su carrera, empezó a colaborar con el renombrado director David Pountney y su joven asistente Graham Vick, a quienes había conocido en el Glasgow Citizens Theater,  lo que supuso un gran empuje para su carrera. Ambos alcanzaron una gran notoriedad a nivel mundial sobre todo con sus montajes de las óperas de Janacek.

Los diseños de Björnson se adaptaban con asombrosa facilidad a la idea de los directores de escena para los que trabajaba y así era capaz de plantear creaciones excesivas, coloristas y barrocas o por el contrario conceptuales, severas y monócromas. Su incurable adicción al trabajo,  su perfeccionismo, su imaginación portentosa y su temperamento romántico han contribuido hacer de ella una leyenda.

Producciones destacadas:

Le nozze di Figaro, Grand Opera de Genove, 1989

Les contes d’ Hoffmann, Royal Opera House, London, 1981

 Don Giovanni, Royal Opera House, 2001