Giorgio Strehler

12 junio, 2010

Giorgio Strehler fue un fascinante actor y un revolucionario director de teatro italiano. Su influencia ha sido enorme hasta el punto de que antes de él no existía la  figura del “regista” en Italia. Nació en 1921 de padre austriaco y de madre franco eslovena y murió durante el ensayo de la Ópera Così fan tutte en 1997 en Lugano.

A los tres años perdió a su padre. Su abuelo, que era músico y empresario del Teatro Comunale Giuseppe Verdi de Trieste se hizo cargo de él. Cuando Giorgio tenía siete años, fallece también el abuelo, por lo que su madre decide trasladarse a  Milán donde transcurrirá la vida de Strehler a partir de entonces. Se matriculó en Derecho en la Universidad de Milán con la idea de ser abogado criminalista. Con la llegada de la guerra, viaja a Suiza y tiene que interrumpir sus estudios. La representación de una obra de Goldoni, que pudo ver una calurosa noche de verano al acabar la guerra, cambia sus planes y decide ser actor. Ingresó, entonces,  en la escuela de teatro  Accademia dei Filodrammatici donde le concedieron una importante beca para que completara su formación teatral.

Después de la guerra fue crítico de teatro del Milano Sera  pero como prefería dirigir teatro que escribir sobre él, decide fundar en 1647 el Piccolo Teatro di Milano, junto con Paolo Grassi y Nina Vinchi. El Piccolo se convirtió pronto en un centro sísmico de renovación y de nuevas propuestas.  Una de sus obras más elaboradas fue el “Arlequín servidor de dos amos” de Carlo Goldoni, del que hizo seis versiones diferentes, encaminadas a lograr la esencialidad más absoluta. Precisamente había sido una obra de Goldoni, la que había despertado en él cuando era estudiante la pasión por el teatro. En el Piccolo se representaban  textos de Shakespeare, Pirandello, Chejov, y sobre todo de Goldoni y Brecht del que Strehler, fue sin lugar a duda, el más importante difusor en Italia.

Los escenógrafos que colaboraron habitualmente con él, tanto en sus trabajos teatrales como en sus producciones para la Ópera, fueron Luciano Damiani y más tarde Ezio Frigerio.

Producciones destacadas:

La Traviata, La Scala, 1947

Die Entführung aus dem Serail, Salzburgo, 1965

Così fan tutte, Piccolo Teatro, 1998

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: