Alfred Roller

7 junio, 2010

Alfred Roller fue un importante pintor, arquitecto, escenógrafo y figurinista de la Secesión Vienesa, de la que fue cofundador y presidente durante un tiempo. Nació en Brno en 1864 y murió en Viena en 1935. Estudió arquitectura y pintura en la Academia de Bellas Artes vienesa. Con el apoyo incondicional de Gustav Mahler consiguió reformar radicalmente las propuestas escénicas en la Ópera de Viena, sobre todo las relativas a las obras de Wagner.

 Colaboró también en las primeras producciones para las óperas de Richard Strauss como Die Frau ohne Schatten, Elektra y Der Rosenkavalier, con diseños de tal potencia que siguen inspirando a los escenógrafos actuales. Junto con Strauss y Max Reinhardt fue  uno de los fundadores del Festival de Salzburgo en 1920.

Su propuestas escénicas, que no siempre fueron entendidas, reemplazaron los decorados tradicionales de inspiración realista por otros más sencillos y estilizados donde la carga expresiva residía principalmente en el espacio, la luz y el color.

No le gustaban las representaciones recargadas y prefirió siempre la sobriedad al exceso. Según sus propias palabras sólo debían estar presentes los elementos esenciales, “encargados más que de pintar una escenografía, de plasmar sobre todo el objetivo de la obra, al igual que habían de hacer el texto o el tempo” (Alfred Roller, “Theater und Kunst”, Neues Wiener Tagblatt, 5 de octubre de 1934).

Hitler, cuando era estudiante de pintura, intentó sin éxito ser su aprendiz. Años más tarde y ya en el poder le pidió que diseñara el Parsifal del Festival de Bayreuth, que fue puesto en escena en 1934.

 

Producciones destacadas: 

 Tristan und Isolda, Ópera de Viena, 1903

 Die entführung aus dem Serail, Ópera de Viena, 1906

Der Rosenkavalier, Semper-Oper Dresden, 1911

Anuncios